Fondos Indexados en España: Guía para tener una cartera de Gestión Pasiva

En el siguiente artículo vamos a explicar cómo invertir en fondos indexados en España paso a paso y para todo el mundo. Así podrás tener una cartera de inversión de gestión pasiva con bajas comisiones, altamente diversificada y adaptada a ti ✅

 

¿Qué son los fondos indexados?

Los fondos indexados, índice o de gestión pasiva son fondos de inversión que intentan replicar exactamente lo que hace un índice bursátil.

Algunos de los índices más famosos y más replicados del mundo son:

  • S&P 500: Las 500 empresas más grandes de los Estados Unidos
  • MSCI World: Las 1.500 empresas principales de países desarrollados (aproximadamente)
  • Euro Stoxx 50: Las 50 empresas más grandes de Europa

El objetivo de estos fondos es “copiar” de la forma más fiel posible el comportamiento de su índice: comprando las empresas que lo componen y vendiendo aquellas que el índice deja de incluir.

En otras palabras, los fondos indexados pretenden obtener la misma rentabilidad que sus índices de referencia pase lo que pase. Su objetivo no es batir al mercado, sino tener el mismo comportamiento que él. Es por este motivo que la estrategia de inversión en fondos indexados se llama gestión pasiva.

A modo de ejemplo, aquí tienes una imagen de la evolución histórica del fondo S&P 500 desde los años 60. Un fondo indexado del S&P500 hubiera tenido prácticamente esta misma evolución:

Imagen del histórico del fondo indexado Standard and Poor 500 de Estados Unidos

¿Los fondos indexados son los mejores?

Cuando el primer fondo indexado salió al mercado fue un auténtico desastre. Lo creó John C. Bogle a través de la famosa gestora Vanguard. Por desgracia, por aquel entonces los inversores no querían copiar el índice S&P500 ya que creían que podían superarlo…

Años más tarde, múltiples estudios demostraron que los fondos índice obtienen más rentabilidad que la gran mayoría de fondos de gestión activa, lo que ocasionó que muchísimas personas quisiesen invertir en ellos.

De hecho, aquí en España también se ha estudiado y la conclusión del estudio es que el 95% de los fondos de gestión activa no superaba el IBEX 35.

Increíble pero cierto.

Uno de los motivos por los que los fondos índice han batido el mercado en numerosas ocasiones son sus bajas comisiones. Por si no lo sabías, las comisiones impactan directamente en la rentabilidad de tu inversión:

↓ Menos comisiones = ↑ Más rentabilidad

En Hola inversión somos unos firmes defensores de los fondos indexados. No aspiramos a batir el índice porqué creemos que es casi imposible conseguirlo. Nos conformamos con pagar menos comisiones y seguir el comportamiento del mercado.

Por cierto, desde que el experto inversor Warren Buffet dijo a su mujer que invirtiese su multimillonaria herencia en un fondo indexado de bajas comisiones, en Estados Unidos tienen claro donde invertir su dinero:

gráfico que muestra como las personas en USA invierten cada vez más en gestión pasiva o indexada

 

Ventajas y desventajas de invertir en fondos indexados

Ventajas
  • Según los estudios, históricamente han tenido más rentabilidad que la mayoría de fondos de gestión activa
  • Tienen comisiones muy bajas al tener solo que replicar un índice bursátil
  • Están altamente diversificados (por ej. el MSCI World tiene más de 1.500 empresas)
Desventajas
  • Es una inversión a largo plazo, por lo que no esperes resultados inmediatos
  • Aunque no es una inversión complicada, es necesario crear una cartera acorde a tu perfil de inversor (excepto si usas un roboadvisor)

 

¿Es mejor invertir en Fondos indexados o en ETFs?

Aunque desde que hemos empezado el artículo solo hemos hablado de fondos indexados, lo cierto es que hay un producto muy similar que también invierte de forma pasiva: los ETFs o Exchange Trade Funds.

Básicamente los ETFs son fondos cotizados, es decir, funcionan como acciones. Los ETFs permiten ser vendidos y comprados al precio que el inversor decida a lo largo de la sesión. Igual que los fondos índices, los fondos cotizados también tienen unas comisiones muy bajas (incluso a veces menores).

Otra gran diferencia es que tienen una fiscalidad distinta:

Los fondos de inversión registrados en la CNMV se pueden traspasar de unos a otros sin pagar impuestos por las ganancias o plusvalías. En cambio los ETFs, al actuar como acciones, sí deben pagar estos impuestos al ser traspasados.

En otras palabras, si quieres cambiar un fondo de inversión por otro en España no vas a pagar impuestos y si quieres hacer lo mismo con un ETF sí. Esto a largo plazo puede tener un impacto en la rentabilidad ya que los impuestos que difieres (no pagas) van generando rentabilidad hasta el momento en que se rescata la inversión.

Para muchas personas esta particularidad fiscal es suficiente para creer que los fondos indexados son una mejor opción que los ETFs. No obstante, hay que tener en cuenta que está previsto que en un futuro próximo la fiscalidad entre los ETFs y los fondos de inversión se equipare, de forma que los ETFs también podrían ser traspasados sin pagar impuestos.

 

Tipos de índices que existen

Aunque los fondos indexados que replican un índice bursátil son los más conocidos, existen otros tipos de índices replicados por ciertos fondos.

Te los mostramos todos a continuación:

  • Índices de renta variable (acciones de empresas): Los más comunes y los que hemos comentado hasta ahora. Normalmente se definen por la región (Global, Europa, Estados Unidos, Países Emergentes, etc).
  • Índices de renta fija (bonos de empresas o gobiernos): Índices de bonos que suelen tener menor volatilidad que los de renta variable, por lo que suelen usarse para complementarlos y así formar carteras de menor riesgo. Se dividen por regiones y en corporativos o gubernamentales.
  • Índices de bienes inmuebles: Son fondos de renta variable pero exclusivamente de empresas que se dedican al alquiler de inmuebles en propiedad. Estas empresas se llaman REITs en USA o Socimis en España. Su descorrelación con los mercados provoca que haya personas a las que les gusta incluirlas en sus carteras para sobreponderar este sector, ya que este tipo de empresas ya están presentes en los fondos índice de renta variable.
  • Índices monetarios: Son fondos de divisas, como puede ser el Euro, el Dólar o cualquier otra moneda. Estos fondos no suelen estar incluidos en las típicas carteras de gestión pasiva ya que no suelen ofrecer una buena rentabilidad.
  • Índices de materias primas: El más famoso es el oro, aunque existen de otros tipos como el petróleo o el grafeno, entre otros. En el caso del oro se suele usar para amortiguar posibles bajadas de los mercados. Cuando hay una crisis bursátil y los mercados caen, la gente tiende a comprar oro como activo refugio que, en teoría, nunca se va a devaluar (aunque esto está muy en entredicho).
  • Otros: Existen muchos otros índices como por ejemplo de empresas tecnológicas, robóticas, energéticas, que cuidan del medio ambiente, etc. Estos índices suelen tener menor histórico y diversificación que los clásicos de renta variable que hemos comentado.

 

Estrategias de inversión pasiva con fondos indexados

Como has podido comprobar, existen múltiples índices con los consiguientes fondos de inversión que los replican. A la hora de elegir los fondos que formarán tu cartera de gestión pasiva y su proporción dentro de ella, existe más de una estrategia de gestión pasiva a seguir.

A continuación te mostramos las dos más conocidas y usadas en el mundo de la inversión pasiva:


Cartera Boglehead

El nombre de Boglehead proviene de John C. Bogle, fundador de la gestora fondos de inversión The Vanguard Group; una de las más grandes del mundo y la pionera en comercializar fondos indexados a bajo coste.

Las carteras de gestión pasiva tipo Boglehead están constituidas por dos grandes clases de fondos indexados:

  • Fondos indexados de Renta Variable (acciones)
  • Fondos indexados de Renta Fija (bonos)

En las carteras Boglehead no se establece una proporción específica de Renta Variable y Renta Fija, ya que esta vendrá determinada por lo siguiente:

  • Edad (más joven = más renta variable)
  • Estabilidad de ingresos (más estable = más renta variable)
  • Tolerancia al riesgo (más tolerancia = más renta variable)
  • Objetivos de inversión (más rentabilidad y riesgo = más renta variable)
  • Tiempo que se mantendrá la inversión (más años = más renta variable)

Por lo tanto, una persona joven con alta tolerancia al riesgo podría tener una cartera de 80% Renta Variable y 20% Renta Fija, mientras que una más adulta, que no aspire a tener tanta rentabilidad y tenga menor tolerancia al riesgo, podría tener una cartera de 60% Renta Fija y 40% Renta Variable.

John C. Bogle, fundador de los primeros fondos indexados

John C. Bogle, fundador de Vanguard

Por otra parte, se tiene que decidir en qué zonas del mundo se quiere invertir y su peso dentro de la cartera; tanto para la parte de renta variable como para la de renta fija.

Más abajo entraremos en más detalle sobre los pasos específicos que hay que seguir para formar una cartera indexada Boglehead. Y si quieres profundizar aún más en este tipo de inversión puedes echar un ojo a este libro.


Cartera Permanente

La otra gran estrategia de inversión indexada se denomina “Cartera Permanente” y fue propuesta por Harry Browne con el objetivo de minimizar las caídas del mercado a través de una cartera con activos descorrelacionados.

A diferencia de las carteras Boglehead, aquí los porcentajes de cada tipo de activo ya están determinados, de manera que sería más sencillo crear una cartera de gestión pasiva si estuvieras interesado/a en esta estrategia.

Harry Browne, autor de la cartera permanente de fondos indexados

Harry Browne, autor de la Cartera Permanente

La cartera permanente original estaría compuesta por:

  • 25% Índice de Estados Unidos
  • 25% Índice de Oro
  • 25% Índice Renta Fija de Estados Unidos (Letras del tesoro o dinero en efectivo)
  • 25% Índice Renta Fija de Estados Unidos a largo plazo (Bonos del Estado)

Esta cartera se basa en que el ciclo económico presenta 4 estados, con las siguientes asunciones:

  • Prosperidad: Momento en que la economía y las acciones de las empresas crecen.
  • Inflación: En momentos de alta inflación el oro puede ser un valor refugio ya que se espera que crezca al mismo ritmo que la inflación.
  • Deflación: En épocas en las que la inflación decrece, los bonos a largo plazo pueden ofrecer buenos resultados.
  • Recesión: La economía decrece y no hay ningún activo que suela dar buenos resultados, por lo que el dinero en efectivo o las Letras del Tesoro ofrecerían estabilidad es este periodo.

Como Harry Browne construyó la cartera pensando en las personas que vivían en los Estados Unidos, su adaptación a otras regiones como Europa suele comportar elegir índices locales o globales para diversificar a nivel geográfico y reducir la exposición a moneda extranjera.

La gran controversia de este tipo de cartera es su uso de Oro como activo refugio ya que se pone muy en duda que el oro siga siendo un valor seguro en el futuro en tiempos de recesión (sobre todo después de la aparición de criptomonedas).

Por lo general se considera que la cartera permanente es una aproximación más prudente a la inversión indexada que la cartera Boglehead por su menor exposición a renta variable.

A partir de aquí, vamos a continuar explicando cómo invertir en fondos indexados siguiendo la filosofía Boglehead, ya que es la inversión más conocida y en la que nosotros creemos. Si quieres más información sobre cartera permenente, está ampliamente tratada en este libro o este otro.


Los mejores fondos indexados

Antes de entrar a explicar cómo invertir a través de fondos índice en España, debes conocer las características a tener en cuenta para elegir los mejores fondos indexados:

  • Tamaño del fondo (liquidez): Cuanto más dinero gestione el fondo de inversión, mayor será el capital en efectivo del que disponga para hacer reembolsos, lo que garantiza su liquidez.
  • Réplica del índice: Lo “único” que debe hacer un fondo indexado es seguir el comportamiento de su índice de referencia, por lo que debe hacerlo de forma fiel. Para comprobarlo se suele buscar que la diferencia con su índice sea la menor posible, es decir, que su tracking error sea prácticamente 0.
  • Comisiones: De nada sirve tener un fondo indexado si sus comisiones son similares a las de un fondo de gestión activa. Aunque parezca mentira, hay muchos bancos en España que ofrecen fondos indexados con comisiones muy altas. Se debe intentar que los costes o comisiones (lo que se indica como TER) sean lo más bajas posible, además de evitar que tenga comisiones de suscripción, reembolso y/o éxito.

 

Gráfica de uno de los mejores fondos indexados en morningstar

Ejemplo de un buen fondo indexado (Fuente: Morningstar)

 

Cómo invertir en Fondos indexados y tener una cartera de gestión pasiva en España

Existen dos formas o métodos para invertir en fondos indexados en España que podrás elegir en base a tus conocimientos de inversión y al tiempo que quieras dedicar a diseñar y mantener tus carteras de inversión.

Gestores automatizados o robo advisors (MÉTODO 1)

Esta es la forma más sencilla de invertir en fondos indexados en España. Se trata de contratar el servicio de un robo advisor (“robo” de robot y “advisors” de asesor) o gestor de inversiones automatizadas.

En muchos países los roboadvisors son un tipo de inversión muy popular debido a su sencillez, bajas comisiones y alta diversificación. En los Estados Unidos, por ejemplo, empresas de inversión automatizada como Betterment o Wealthfront ya gestionan miles de millones de dólares (ver sus alternativas en España)

Los gestores automatizados son plataformas de inversión que te ofrecen una cartera de inversión personalizada (también de gestión pasiva) basada en tus características personales y la gestionan sin intervención humana.

Este tipo de inversión pasiva consiste en:

  • A partir de un sencillo test, sus algoritmos determinarán tu perfil de inversión y te propondrán una cartera adaptada a ti (en base a tus características personales y tu tolerancia al riesgo).
  • Las carteras que suelen ofrecer están formadas por varios fondos indexados diversificados por todo el mundo y asegurando que cumplen las características que hemos mencionado antes: liquidez, seguimiento del índice y bajas comisiones.
  • En la mayoría de ellos, se puede invertir desde los 1.000€, aunque hay algunos que permiten hacerlo con mínimos más bajos. Y después de la primera inversión, las inversiones sucesivas no tienen mínimo. En nuestra comparativa completa de robo advisors podrás ver todas sus características.

Pasos para invertir con un gestor automatizado o robo-advisor

En términos generales, los pasos para invertir con un robo advisor son los siguientes:

 1.  Elegir el robo asesor con el que quieres invertir. Como hemos comentado, en nuestro análisis podrás encontrar el que mejor se adapte a tus necesidades.

 2.  Hacer el test en su página web para determinar tu cartera.

 3.  Elegir la cartera de inversión pasiva (aunque ellos te propongan una cartera, normalmente tú puedes cambiarla si lo deseas).

 4.  Ingresar la cantidad mínima establecida en función del gestor automatizado.

 5.  Y ya no tendrás que hacer nada más. El gestor automatizado se encarga de todo el resto.

 

Por cierto, los robo advisors más populares en España son Indexa Capital, Inbestme y Finizens. En Hola inversión los hemos analizado todos, por lo que te invitamos a leer nuestra opinión sobre ellos. Para que te hagas una idea, un reciente estudio ha demostrado que las carteras de Indexa superan el 95% de fondos de inversión comparables en España (artículo).

Por otra parte, si prefieres invertir en fondos indexados por tu cuenta, puedes seguir leyendo nuestra guía.


Invertir por tu cuenta en fondos indexados (MÉTODO 2)

Otra posibilidad es invertir en fondos indexados por tu cuenta, lo que podríamos llamar Do It Yourself (hazlo tú mismo).

En España existen diferentes brokers sin comisiones que te lo permiten, por lo que también podría ser una buena opción para aquellas personas que dispongan de más tiempo y conocimientos sobre inversión.

Para poder invertir en fondos índice necesitarás elegir el broker, elegir el nivel de riesgo de la cartera, elegir los fondos de inversión y decidir cuándo hacer los rebalanceos. Te detallamos todos los pasos a continuación:

 

1. Elegir el broker

En España se puede invertir en fondos indexados a través de muchos bancos o brokers. No obstante, hay que tener muy en cuenta que sus comisiones son distintas, por lo que no todos son recomendables.

Según nuestra opinión y experiencia, los mejores brokers para invertir en fondos indexados en España son BNP Paribas y Renta 4. Te dejamos una breve comparativa de sus principales ventajas e inconvenientes:

 Ventajas y desventajasBNP ParibasRenta 4
Ventajas
  • Mínimos de 1€ para cualquier fondo de inversión
  • Amplia oferta de fondos de inversión indexados
  • Es posible automatizar las suscripciones a fondos (Novedad)
  • Buena oferta de fondos de inversión indexados
  • Posibilidad de automatizar las aportaciones a los fondos
  • Sin comisión de custodia
Desventajas
  • Con comisiones de custodia para algunos fondos (por ej. Vanguard)
  • Mínimos más altos, de 200€ en la mayoría de casos

En resumen, BNP Paribas ofrece una amplia cartera de fondos de inversión indexados de bajas comisiones y sin mínimo de inversión. Por desgracia, BNP ha decidido aplicar comisiones de custodia para los fondos que no les pagan comisiones, como es el caso de los Vanguard, provocando que la única forma de invertir en estos reputados fondos de John C. Bogle sea a través de robo asesores como IndexaCapital.

Evitar las comisiones de custodia en BNP Paribas

Para evitar pagar las comisiones de custodia en BNP es necesario que la cartera esté formada por, al menos, un 50% de fondos No Clean.

Los fondos No Clean son aquellos que pagan un comisión de comercialización a BNP. Existen algunos fondos indexados que son No Clean por lo que podrás formar una cartera pasiva sin problema. No obstante, si quieres tener fondos Clean (p.ej Fondos Vanguard) deberán suponer menos de la mitad de tu cartera en este broker.

Los fondos Clean los podrás identificar porque tienen un símbolo de exclamación “!” de color naranja al lado del ISIN.

Por otra parte, Renta 4 ofrece también una buena oferta de fondos indexados con mínimos de inversión de 200€ (cada aportación deberá ser de mínimo 200€ en la mayoría de casos). Aunque también ofrece fondos Vanguard, sus mínimos son mucho más altos. Lo que sí ofrece es la posibilidad de programar aportaciones periódicas a tus fondos. Por último, R4 tampoco tiene comisiones de custodia.

También existen otros brokers en España aunque no creemos que sean tan interesantes ya que, o bien ofrecen fondos indexados con altas comisiones o bien ofrecen buenos fondos pero pagando comisiones de custodia por tener una cuenta abierta con ellos.

Algunos de estos brokers serían ING, CaixaBank Santander (las típicas entidades bancarias), los cuales ofrecen fondos indexados con comisiones mucho más altas en comparación con los robo advisors o brokers mencionados.

 

2. Elegir el riesgo de la cartera

Una vez hayas escogido el broker que vas a utilizar para tus inversiones necesitarás determinar el riesgo que tendrá tu cartera indexada.

Esto se traduce en decidir qué porcentaje de tu cartera estará invertido en Renta Variable y en Renta Fija.

Esta parte determinará en gran medida los resultados que vayas a obtener, por lo que no es baladí. Según un estudio, más del 90% de los resultados de rentabilidad de los fondos de inversión se deben a una cosa: el Asset Allocation, es decir, el porcentaje de renta variable y renta fija en tu cartera (estudio)

Cuanta más renta variable, más riesgo y volatilidad, y viceversa. Recuerda que a mayor riesgo, mayor rentabilidad podrás obtener, aunque no está asegurada. A esto se le llama binomio riesgo – rentabilidad.

Para determinar el nivel de riesgo tendrás que tener en cuenta lo que hemos comentado antes: edad, estabilidad de los ingresos, horizonte temporal de la inversión y tolerancia al riesgo.

Como tener en cuenta todos estos factores sin los algoritmos que usan los robo advisors es complejo, existen reglas más sencillas como restar el número 110 a tu edad para determinar el porcentaje de renta variable en tu cartera.

Por ejemplo, si tienes 35 años sería: 35 – 110 = 75, es decir, tu cartera debería ser 75% de renta variable.

Esto es así por una razón y es que, cuanto mayor seas, menos riesgo deberás asumir al tener un horizonte temporal más bajo. No obstante, esta regla puede no ser la más adecuada para todo el mundo por lo que deberás pensar bien si ese nivel de renta variable es adecuado para ti (por ejemplo si eres poco tolerante al riesgo, podrías elegir una cartera un poco más prudente).

 

3. Elegir los fondos de la cartera

Después de decidir el nivel de riesgo, toca determinar qué fondos formarán la parte variable y la parte fija (si la hay) de tu cartera.

Elijas los fondos que elijas, ten siempre en mente las tres características que hemos comentado de los mejores fondos indexados: bajas comisiones, liquidez y seguimiento del índice.

Las comisiones y la liquidez (tamaño del fondo) podrás encontrarlas en los respectivos folletos informativos sobre tu broker, mientras que el seguimiento del índice lo podrás ver si buscas el fondo en concreto (con su identificador ISIN) en Morningstar. Ahí tendrás el tracking record respecto a su índice de referencia y podrás comprobar que sea lo más bajo posible.

Entonces, ¿qué fondos deberías elegir?

Esto irá en función de la zona geográfica en la que quieras invertir. En principio, cuantas más regiones diferentes tengas en la cartera más diversificación obtendrás.

A modo de ejemplo, aquí te dejamos diferentes configuraciones de índices para crear la parte de Renta Variable y Renta Fija de tu cartera (deberías buscar los fondos que los replican en el broker/banco que elijas).

Como es posible tener una cartera más o menos compleja en función del número de fondos que la compongan, te dejamos algunos ejemplos de carteras con más o menos fondos en base al nivel de complejidad que desees:

Carteras de Renta Variable según número de fondos

  • 1 fondo – MSCI World (las 1.500 empresas más grandes de 23 países desarrollados de todo el mundo)
  • 2 fondos – S&P 500 (500 empresas más grandes de USA) y MSCI Europe (400 empresas más grandes de Europa)
  • 3 fondos – S&P 500, MSCI Europe & MSCI Emerging Markets (800 empresas más grandes de 25 países en desarrollo, como China, Corea del Sur, India o Brasil)
  • 4 fondos  – S&P 500, MSCI Europe, MSCI Emerging Markets & MSCI Japan (300 empresas más grandes del Japón)
  • 5 fondos – S&P 500, MSCI Europe, MSCI Emerging Markets, MSCI Japan & MSCI Pacific ex Japan (150 empresas de los países desarrollados del pacífico excepto Japón)

Carteras de Renta Fija según número de fondos

  • 1 fondo – Barclays Global Aggregate Float Adjusted Bond Index (Bonos mundiales de gobiernos y empresas)
  • 2 fondos – Barclays Capital Government Bond Index Euro-Aggregate (Bonos de Gobiernos Europeos) & Barclays EUR Non-Government Float Adjusted Bond Index (Bonos de empresas europeas)
  • 3 fondos – Barclays Capital Government Bond Index Euro-Aggregate,  Barclays EUR Non-Government Float Adjusted Bond Index & J.P. Morgan Emerging Markets Bond Index Global Diversified (Bonos de países emergentes, por lo que tienen más riesgo y volatilidad que los anteriores)

Recuerda que esto solo es una sugerencia de los índices que pueden formar tu cartera; deberás ser tú quien finalmente decida si escoger estos u otros y su proporción dentro de la cartera de gestión pasiva. Lo ideal es tener una parte de renta fija y una de renta variable como hemos comentado en el apartado anterior.

No caigas en la parálisis por análisis, a veces es mejor simplificar los fondos para empezar a invertir en lugar de estar demasiado tiempo estudiándolos y no llegar a invertir nunca

Y recuerda que si esto te supone mucho dolor de cabeza tienes la opción de elegir un robo advisor que te propondrá una cartera adaptada a ti y creada por un grupo de expertos inversores.

 

4. Invertir el dinero y establecer los rebalanceos periódicos

Finalmente, ya solo quedará invertir el dinero y determinar cuándo rebalancear tu cartera de gestión pasiva.

Ten en cuenta los mínimos de inversión para cada broker ya que esto puede limitar el número de fondos que podrás elegir y la periodicidad de las inversiones.

Con BNP no vas a tener este problema, pero con Renta 4 si tienes una cartera de 5 fondos y quieres invertir cada mes en todos ellos tendrías que invertir un mínimo de 1.000 € (200€ x 5 fondos), suponiendo que tienen el mismo porcentaje en tu cartera.

Por último, deberás mantener la cartera. Como cada fondo va a tener una rentabilidad distinta, al cabo de un tiempo el porcentaje que habías definido variará.

Rebalancear tu cartera no es nada más que mover el capital de un fondo a otro para que vuelva a su configuración inicial.

Aquí tienes un ejemplo sencillo para una cartera de dos fondos:

Año 0: Configuración deseada de la cartera

– MSCI World: 50%

– Barclays Global Aggregate Float Adjusted Bond Index: 50%

Año +1: Al cabo de un año, el fondo de renta variable ha tenido más rentabilidad y la configuración ha cambiado

– MSCI World: 60%

– Barclays Global Aggregate Float Adjusted Bond Index: 40%

Rebalancear sería mover un 10% del primer fondo al segundo, para que vuelvan a la configuración inicial de 50% – 50%.

No te supondrá mucho tiempo, pero es necesario que lo hagas periódicamente. Lo puedes hacer una o dos veces al año, pero siempre en el mismo momento para no dejarte influir por lo que hacen los mercados.

Por cierto, es mejor que no lo hagas a principios o finales de año; es cuando lo hace la mayoría y el mercado a veces se comporta de forma extraña. Te sugerimos que elijas otra fecha: puede ser tu cumpleaños, el de tu pareja o cualquier fecha que puedas recordar.

 

Conclusiones

Como habrás podido comprobar, la inversión indexada puede ser interesante para muchas personas debido a sus bajas comisiones, alta diversificación y los mejores resultados históricos que ha obtenido frente los fondos de inversión activa.

En España tenemos dos formas de hacerlo: la más fácil es a través de robo advisors que te construyen una cartera adaptada a tu perfil, la otra es hacerlo a través de un broker, creando, invirtiendo y manteniendo tú mismo la cartera.

Elijas el método que elijas debes tener siempre presente que este tipo de inversión es más adecuado a largo plazo y que no es una inversión que garantice resultados positivos, sino que tiene un riesgo implícito que deberás tener en cuenta.

Además, como ya debes saber, las rentabilidades pasadas no garantizan resultados futuros y tú eres el responsable de las decisiones que tomes en materia de inversión, por lo que te recomendamos que te informes bien antes de invertir.

Si te ha gustado el artículo puedes compartirlo en las redes sociales y si tienes dudas puedes dejarnos un comentario; intentaremos responderte lo antes posible 🙂

Finalmente, te dejamos algunos de nuestros artículos relacionados con los fondos índice y las carteras de gestión pasiva que te pueden interesar:

Otras fuentes utilizadas no mencionadas a lo largo del artículo:
Estudio sobre la rentabilidad de los Fondos de inversión en España
Blog de Indexa Capital
Cartera Permanente
Estudios académicos de inversión
Ejemplo de carteras

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
Cargando…

 

Fotografía de Guillem R.C. redactar de Hola inversión

Guillem es un apasionado de las finanzas personales y la inversión. Su búsqueda por encontrar productos financieros transparentes y con bajas comisiones le ha llevado a especializarse en la creación de contenido sobre inversión indexada y roboadvisors. Aparte de escribir en Hola inversión trabaja como analista de negocio en una empresa cotizada en la Bolsa de Nueva York.

Más información

↓ Ayúdanos a compartir este contenido

Deja un comentario