John C. Bogle, el padre del movimiento Bogleheads

El pasado 16 de enero falleció a los 89 años John Clifton Bogle, también conocido como Jack Bogle o simplemente John Bogle, uno de los inversores más exitosos de la historia, y a la vez uno de los menos conocidos y reconocidos por el público general.

Su peculiar forma de entender y desarrollar el mundo de las finanzas consolidó un movimiento que en la actualidad suma millones de adeptos: el de la gestión pasiva y los bogleheads.

Pero al mismo tiempo provocó todo un terremoto en Wall Street que aún perdura en la actualidad: el eterno debate entre la gestión activa y la gestión pasiva.

De Bogle se han dicho muchas cosas, y casi todas han sido buenas. El propio Warren Buffett afirmó que nadie que él conociese había hecho tanto por el inversor americano como el bueno de Jack.  

Pero, ¿quién fue exactamente John Bogle y por qué revolucionó el mundo de la inversión? Prepara un buen café y siéntate a leer su historia.

¿Quién fue John Bogle? Un resumen de su vida

La historia de Jack Bogle fue la de muchas otras familias que vivieron en el contexto de la gran crisis de los años 20 y 30 en Estados Unidos.

Nació en Montclair (New Jersey) en mayo de 1929 y creció en una familia que acabó perdiendo su casa por culpa de la Gran Depresión. Como consecuencia de ello, su padre acabó cayendo en el alcoholismo y esto provocó el divorcio con su madre.

Junto con su hermano gemelo, acabaron interinos por un tiempo en Manasquan High School, un colegio situado cerca de las costas de New Jersey.

Su brillante expediente académico le hizo merecedor de una beca para la Academia Blair, una de las que más reputación tenía en la zona. Allí mostró unas brillantes aptitudes para las matemáticas y consiguió una calificación de magnum cum laude.

Durante su etapa universitaria en Princeton, Bogle comenzó a interesarse por los fondos de inversión, hasta el punto de dedicar su tesis, The Economic Role of the Investment Company, a esta industria.

John Clifton Bogle en su época de estudiante
John C. Bogle en su época de estudiante (fuente: Vanguard.com)

Bogle se casó en 1956, con 27 años, y tuvo seis hijos. A lo largo de su vida sufrió muchos problemas de corazón, e incluso se lo llegaron a trasplantar con 66 años, lo cual no le impidió vivir de forma plena hasta los casi 90 años.

Se le calcula una riqueza de unos 80 millones de dólares, pero casi la mitad de su sueldo lo dedicaba a proyectos de caridad, incluyendo donaciones a la Academia Blair y Princeton.

Su carrera como inversor y la fundación de Vanguard

Después de graduarse, Bogle comenzó su carrera como inversor en Wellington Fund en 1951, donde rápidamente ascendió, y en 1970 reemplazó al presidente de la compañía. Posteriormente fue despedido debido a una fusión que muchos calificaron como “extremadamente imprudente”.

En 1974, con 45 años, Jack Bogle fundó Vanguard, una de las instituciones de inversión con más reputación en la industria de fondos a día de hoy.

Logotipo de Vanguard, la gestora de fondos indexados fundada por John C. Bogle

Tan solo dos años más tarde, influenciado por el premio Nobel de Economía Paul Samuelson, creó el primer fondo índice disponible para el público general, un precursor del actual Vanguard 500 Index Fund.

El propio Samuelson afirmó que esta revolución debería incluirse en la categoría de grandes inventos junto con la rueda o la imprenta.

Este hecho cambiaría la historia de la inversión para siempre.

Había nacido la gestión pasiva y, a pesar de las feroces críticas iniciales, especialmente por parte de la propia industria, había llegado para quedarse.

Tanto es así que en la actualidad Vanguard es la segunda firma de inversión más grande del mundo, tan solo por detrás del gigante Blackrock.

Gestiona activos por valor de 5,1 trillones de dólares, de los que 440.000 millones están bajo el paraguas del fondo indexado al S&P 500. Se calcula que tiene la confianza de más de 20 millones de inversores en 170 países.

Capital gestionado por la gestora Vanguard (en trillones de dólares)

Para que nos hagamos una idea de la dimensión de estas cifras, bajo su gestión se encuentran activos por un valor equivalente a diez veces la capitalización de todo el Ibex 35.

En total, la gestión pasiva suma alrededor del 40% de los fondos de inversión comercializados en Estados Unidos, liderando la captación de dinero de los inversores.

Bogle también fue un ávido lector y un escritor de éxito. Entre todos los libros que publicó a lo largo de su vida destaca “El pequeño libro para invertir con sentido común”, donde ensalza las virtudes de la gestión pasiva y ayuda al inversor a construir una cartera sencilla compuesta por fondos indexados.

La principal aportación de John Bogle: su apuesta por la gestión pasiva

Bogle llegó a la conclusión de que muy pocos gestores lograban batir de manera sistemática al mercado.

Dicho de otro modo, aunque algunos años lo pudiesen hacer mejor que su benchmark, la rentabilidad obtenida por el mercado siempre será mayor a largo plazo.

Por ello, Bogle abogaba por invertir directamente en índices y no en acciones u otros productos cotizados (en un inicio ni siquiera a través de ETFs, a los que Bogle calificó como “el lobo vestido de cordero”), adoptando un estilo de inversión pasivo.

Y todo ello con las menores barreras y costes posibles para los pequeños inversores. En palabras de Bogle:

“No busques una aguja en un pajar, compra el pajar”

Tenía claro que el tiempo era uno de los mayores aliados del pequeño inversor, así que se encargó de preparar una estrategia óptima para que pudiese sacar el máximo partido, mediante una correcta diversificación y ajustada para aprovechar el poder del interés compuesto a largo plazo.

Hace unos años sería impensable comprar fondos de todo el mundo con un solo producto, pero Bogle se encargó de hacerlo realidad.

Así nacieron los fondos indexados y, por supuesto, la eterna discusión entre lo que es mejor: si la gestión activa o la gestión pasiva.

O dicho de otra forma, entre quienes aseguran que comprando acciones se puede superar al mercado y quienes creen que no tiene sentido hacerlo porque acabarán perdiendo dinero.

John C. Bogle en su depacho
Bogle era considerado uno de los mayores defensores del pequeño invertor (fuente: Vanguard.com)

La democratización de las inversiones  

Bogle también será recordado por abrir la industria de la inversión a pequeños inversores, reduciendo los costes de entrada.

Si no había un gestor detrás del índice buscando los mejores valores en los que invertir, tampoco tenía sentido cobrar altas comisiones de gestión por el fondo, a pesar de que muchos de los gestores todavía disfrazan la réplica de un índice bajo la apariencia de un producto gestionado de forma activa.

Tal y como afirmó muy acertadamente Warren Buffett:

“Gran parte de Wall Street se dedica a cobrar mucho por nada. Él (Bogle) cobraba nada por mucho”

Esta fórmula dinamitó los estándares y prácticas que hasta aquel momento se daban en Wall Street.

La consecuencia fue una guerra de precios materializada en menores comisiones en la industria que todavía perdura hoy en día.

La comunidad detrás de John Bogle: los bogleheads

La influencia de Jack Bogle en el mundo de la inversión fue tal que millones de seguidores de su filosofía en todo el mundo tienen su propio nombre: los bogleheads.

Toda una legión de incondicionales de la gestión pasiva y de los fondos indexados que se miran en el espejo de John Bogle para convertirse en inversores de éxito.

Esta comunidad aboga por una inversión de bajo coste que simplemente replique los resultados del mercado.

Recorte de la portada de uno de los libros de los Bogleheads

Su filosofía se basa en el ahorro periódico, la diversificación y la inversión a largo plazo, con independencia de las condiciones del mercado, y adoptando una estrategia u otra en función de la edad y de las circunstancias personales, especialmente la aversión al riesgo.

Los conceptos son claros y precisos y las herramientas muy sencillas: el sentido común y la cuenta de la vieja. Unos pocos principios que han demostrado ser consistentemente mejores que los utilizados por el inversor profesional.

La comunidad Boglehead en Internet

Existen muchos recursos disponibles sobre este movimiento, tanto en inglés como en castellano.

La comunidad más grande está en Estados Unidos y tiene varios portales dedicados en exclusiva a la filosofía y a los principios que rigen esta forma de invertir.

Taylor Larimore, Michael Leboeuf y Mel Lindauer, tres de los seguidores más fieles de la filosofía boglehead, publicaron en 2007 el libro The Bogleheads’ Guide to Investing, una guía muy completa sobre la gestión pasiva y los fondos indexados que todo seguidor de Jack debería leer.

En España, la comunidad boglehead también es cada vez mayor.

Sus seguidores han creado un foro con muchos recursos donde ayudan a inversores minoritarios a seguir esta filosofía. E incluso en el foro más grande (y polémico) en lengua hispana, Forocoches, podemos encontrar hilos dedicados en exclusiva a seguir estos principios.

En definitiva, la contribución de John Bogle al mundo de la inversión ha sido más importante de lo que se le ha reconocido en vida.

Sin sus aportaciones, la industria de fondos de inversión no habría llegado al nivel de sofisticación actual y, por supuesto, no habríamos descubierto la gestión pasiva, los fondos indexados ni los roboadvisors.

Se le echará de menos, pero su legado supondrá un mejor futuro para millones de personas y pequeños inversores en el mundo. Me incluyo en el grupo.

Fuentes:
Wikipedia
Comunicado oficial
Wiki Bogleheads

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
Cargando…
¡Ayúdanos a compartir este contenido!
Aurelio J.

Aurelio J.

Aurelio es un fanático del ahorro y de la libertad financiera. Trabaja como blogger multidisciplinar, aunque es especialista en temas económicos. Puedes leerle en El Blog Salmón y también en blogs corporativos como los de Vivus o BBVA. En el mundo offline imparte clases de economía y finanzas en un conocido centro privado.

Deja un comentario

 

Información básica sobre protección de datos
 Responsable:Roig Collell,Guillem(Hola inversión); Finalidad: Moderar y responder comentarios de usuarios; Legitimación: Consentimiento del interesado; Destinatarios: No se cederán a terceros salvo obligación legal; Derechos: Puedes ejercitar en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición y demás derechos legalmente establecidos a través del siguiente e-mail:[email protected]Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos desde aquí.