fbpx

La guía de inversión para dummies más completa

España nunca se ha caracterizado por ser un país de inversores.

A pesar del reciente trasvase de fondos desde los depósitos a plazo fijo a los fondos de inversión, aún sigue quedando mucho dinero en instrumentos financieros que no proporcionan ningún tipo de interés o, peor aún, guardado en casa.

Según datos del Banco de España, los hogares españoles tenían en torno a 820.000 millones de euros en depósitos a plazo fijo y cuentas corrientes en abril de 2019.

Mientras tanto, los fondos de inversión gestionaban 264.491 millones de euros, según datos de Inverco. Es decir, casi cuatro veces menos a pesar de que tener el dinero en depósitos es, en los últimos años, sinónimo de pérdida de poder adquisitivo.

Las excusas para no invertir son casi siempre las mismas. Muchas personas afirman que la inversión es muy difícil y arriesgada y otros, por su parte, no saben ni por dónde empezar.

Sin embargo, guardar nuestros ahorros debajo del colchón o en instrumentos que dan una rentabilidad pírrica es, de alguna manera, una decisión que puede poner en jaque nuestras finanzas personales.

Así que, si eres de los que creen que invertir es difícil o conlleva mucho riesgo, no te preocupes. En este artículo te dejamos una guía completa para dummies sobre cómo y dónde invertir.

Después de leerla verás el mundo de inversión con otros ojos.

Vamos a ello.

¿Por qué invertir?

Si piensas que puedes hacerte rico en muy poco tiempo invirtiendo, estás cometiendo un grave error. Deberías huir de los gurús que prometen grandes rentabilidades con poco riesgo y en poco tiempo.

Las razones por las que deberías invertir van mucho más allá que la de hacerte rico. De hecho, este no debería ser el principal objetivo, al menos a corto plazo.

La inflación

Es, sin duda, la razón número uno para empezar a invertir.

A lo largo de la historia, se han sucedido los episodios de inflación e hiperinflación en muchos países y contextos muy diferentes entre sí, algunos de los cuales han socavado los ahorros de todos los ciudadanos de un país.

Efecto de la inflación a nuestro dinero si no lo invertimos

Y a pesar de que no parece que esto pueda repetirse en Europa, o al menos a corto plazo, lo cierto es que incluso un nivel bajo de inflación acaba mermando nuestro dinero en el largo plazo.

Tomemos el objetivo de inflación del Banco Central Europeo, fijado en el 2%.

Parece un nivel de precios que no debería asustarnos, ¿verdad? Al fin y al cabo, nuestro dinero tan solo está perdiendo un 2% anual de su valor. Todo está (o debería estar bajo control).

Sin embargo, a largo plazo, el impacto sobre nuestro dinero es mucho más apreciable. A diez años, los precios habrán aumentado un 22%; a 20 años, casi un 50%; y a 30 años, un nada despreciable 82%.

Es decir, un coche con un precio de 10.000 € en la actualidad, pasará a costar 12.200 € dentro de 10 años; 15.000 € dentro de 20 años y casi el doble, 18.200 € dentro de 30 años.

Oh.

Dicho de otro modo, nuestro dinero habrá perdido un 18% de su valor a 10 años, un 35% a 20 años y un 46% a 30 años.

Casi nada.

Para paliar los graves problemas que la inflación genera sobre nuestros ahorros, es importante invertir en productos que generen una rentabilidad por encima de este aumento de precios.

Si hacemos esto, al menos, seremos capaces de mantener el poder adquisitivo a largo plazo y conseguiremos que nuestro dinero no pierda valor con el tiempo.

El interés compuesto

Cuenta la leyenda que Albert Einstein definió el interés compuesto como la fuerza más poderosa de la naturaleza.

Gráfica que representa la rentabilidad de una cartera rebalanceada

Cierto o no, la frase no va demasiado mal encaminada.

El interés compuesto alude a la capacidad de una inversión para que los intereses generados se integren dentro del capital principal y así generar mayores rentabilidades.

De esta manera, la rentabilidad de la inversión crece de forma exponencial, y no aritmética, lo que incrementa de forma significativa nuestro patrimonio a lo largo de los años.

Con un ejemplo todo es más sencillo.

Mira.

Imaginemos una inversión de 10.000 € con un 5% de rentabilidad anualizada.

El primer año, nuestro capital se habrá convertido en 10.500 €. El segundo, sin embargo, el interés ya no se calculará sobre los 10.000 € iniciales, sino sobre 10.500 € del segundo año, de manera que al finalizar este periodo, nuestro capital pasará a valer 11.025 €, habiendo ganado 525 € el segundo año, y así sucesivamente:

AñoCapitalRentab. anualIntereses
110.500 €5%500 €
211.025 €5%525 €
311.576 €5%551 €
512.763 €5%608€
1016.289 €5%776€
2026.533 €5%1.264 €
3043.220€5%2.058 €
4070.400 €5%3.352 €
50114.674 €5%5.461 €

A más años, más capital y más intereses.

El efecto bola de nieve del interés compuesto es más apreciable a largo plazo. En un horizonte temporal razonable, incluso empezando con cantidades pequeñas, el capital se incrementa de forma significativa y la rentabilidad va creciendo cada año más.

Las alternativas no son muy halagüeñas

No es ningún secreto: en temas financieros, los españoles somos conservadores por naturaleza.

En general, no queremos escuchar la palabra riesgo en ninguna de nuestras decisiones, y mucho menos cuando lo que está en juego es nuestro dinero.

Sin embargo, de lo que no cabe duda es que quién quiera rentabilidad va a tener que asumir, sí o sí, un cierto riesgo.

Llámese deuda pública, depósitos bancarios, cuentas remuneradas… En años de intereses negativos, las alternativas a invertir son productos de baja rentabilidad, muchos de los cuales, además, nos obligan a tener paralizado nuestro dinero durante unos meses o años.

¿Dónde invertir?

La mayoría de personas piensan que invertir consiste en comprar acciones de grandes empresas españolas, como Telefónica o el Banco Santander, y esperar a que su precio suba para poder venderlas.

Yo a eso lo llamo especular.

Si lo piensas friamente, es una estrategia extraordinariamente arriesgada.

Por un lado, porque estamos comprando valores consolidados que no solo no nos van a proporcionar una rentabilidad razonable sino que, además, pueden hacernos perder dinero; y, por otro, porque nuestra inversión acaba siendo demasiado dependiente de una única clase de activo, en este caso, acciones de empresas españolas, lo cual nos expone a un riesgo adicional.

No parece un buen plan.

Por eso, los expertos recomiendan diversificar lo máximo posible la inversión comprando diferentes clases de activos de distintas zonas geográficas y de diferentes sectores de actividad.

El problema es que esta alternativa es, en cierto modo, difícil de llevar a la práctica, al menos mediante la compra/venta directa de acciones.

Imagen del mundo que representa la inversión diversificada

Comprar acciones de empresas individuales de diferentes áreas geográficas y sectores puede ser demasiado caro y, además, las comisiones que tendríamos que asumir por ello terminarían por socavar la rentabilidad de la inversión.

Entonces, ¿cuál es la alternativa? Utilizar instrumentos de inversión pensados para este fin, entre los cuales destacan los fondos de inversión.

Los fondos de inversión son productos que reúnen el capital de muchos inversores (llamados partícipes) con el objetivo de obtener un beneficio para todos ellos con una adecuada diversificación del riesgo.

Las ventajas de un fondo de inversión

Las ventajas de este tipo de instrumentos en comparación con otras alternativas son evidentes:

1# Diversificación

Con un único producto consigues distribuir tu patrimonio entre diferentes clases de activos, zonas geográficas y sectores. De este modo, el riesgo queda minimizado, y todo ello con un capital y unas comisiones ajustadas a nuestras posibilidades.

2# Gestión profesional

Existe un equipo gestor que se encarga de distribuir el patrimonio del fondo entre diferentes activos que se ajustan a la política del fondo.

3# Eficiencia en costes

Al aprovechar las economías de escala, las comisiones son más reducidas. El fondo incurre en menos costes al operar en los mercados financieros.

4# Ajustados a todos los perfiles de riesgo

No existe una única tipología del fondo. Al contrario; existen casi tantos fondos como inversores diferentes, desde los más conservadores hasta los que tienen una menor aversión al riesgo.

5# Fáciles de encontrar y operar

En la actualidad, casi cualquier entidad financiera tiene en su oferta de productos fondos de inversión. Además, en los últimos años, multitud de plataformas los incluyen dentro de sus estrategias, como los roboadvisors.

6# Fiscalidad

Al contrario que otras alternativas, como las acciones o los depósitos a plazo fijo, los fondos de inversión tienen una fiscalidad muy ventajosa, especialmente en todo lo que tiene que ver con los traspasos entre ellos.

Podemos traspasar parte o la totalidad de la inversión de un fondo a otro sin peaje fiscal, lo que nos permite beneficiarnos al máximo posible del aplazamiento fiscal.

¿Cuáles son los mejores fondos de inversión?

Contestar bien a esta pregunta es como descubrir el Santo Grial: una aventura casi imposible.

¿Qué entendemos por mejor?

Por ejemplo, entender por mejor aquel que proporcione una mejor rentabilidad sería un error.

Primero, porque rentabilidades pasadas no aseguran rentabilidades futuras y, segundo, porque fijarse únicamente en las rentabilidades es obviar otros factores igualmente importantes, como su volatilidad o su diversificación.

Pero, sobre todo, fijarse únicamente en la rentabilidad es no tener en cuenta los costes del fondo, un aspecto fundamental que reduce de manera sensible el rendimiento obtenido.

Por eso es tan importante considerar las comisiones del fondo antes de decantarse por uno de ellos. Normalmente, las más importantes son la comisión de gestión y la depositaría, aunque no son las únicas.

Imagen representativa de los mejores fondos para empezar a invertir

Para poder comparar entre fondos, es importante fijarse en el Total Expenses Ratio (TER) o el Ongoing Charge (OGC), que representan la totalidad de costes del fondo.

Y es que la rentabilidad puede cambiar de un año para otro; puede que un activo o una zona geográfica se comporte mejor este ejercicio que el anterior, igual que su volatilidad. Pero las comisiones son el único elemento que sabemos de antemano cómo se va a comportar.

Y en esto, los fondos indexados y la gestión pasiva no tienen rival.

¿Qué son los fondos indexados?

Los fondos indexados, también llamados fondos índice o fondos de gestión pasiva, son fondos de inversión que intentan replicar exactamente lo que hace un índice bursátil.

A diferencia de la gestión activa, donde el gestor trata de seleccionar aquellos valores que cree que se van a comportar mejor, la gestión pasiva consiste simplemente en replicar en cartera los activos que componen un índice determinado con el objetivo de obtener la misma rentabilidad que la del índice, ni más ni menos.

Por eso pueden ofrecer costes mucho más competitivos que los fondos de gestión activa; porque no hay un trabajo de campo detrás que justifique unas comisiones más elevadas.

Y seguro que ahora estás pensando: “si pago menos, es porque el producto es peor”, ¿verdad?

Pues nada más lejos de la realidad.

De acuerdo a múltiples estudios, los fondos índice han obtenido una mayor rentabilidad que la inmensa mayoría de fondos de gestión activa en el largo plazo.

Es más, aquí en España numerosos estudios afirman que el 95% de los fondos de gestión activa no supera al IBEX 35 a largo plazo.

Parece increíble, pero lo cierto es que en los fondos índice se conjugan todos los factores que podríamos asumir como válidos para cualquier fondo que quiera catalogarse como el mejor:

  • Bajas comisiones.
  • Una rentabilidad muy por encima que la que ofrece cualquier otro fondo.
  • Una diversificación difícil de superar.
  • Y una cartera muy ajustada al riesgo del partícipe.

Para nosotros, no hay duda: los fondos indexados son la alternativa más interesante para cualquier inversor que está empezando (y, cómo no, también para quien lleve mucho tiempo con ello).

¿Cómo invertir en gestión pasiva?

Con todas estas ventajas, seguro que estás pensando: ¿y por qué nadie me los había recomendado antes?

Pues tiene su lógica: los bancos no quieren que sepas que existen, básicamente, porque no pueden obtener un beneficio por ellos.

De hecho, nuestro país se encuentra lejos de otros países de nuestro entorno en penetración de fondos índice.

En Estados Unidos, la gestión pasiva ya supone un 50% del total, mientras que en España apenas es del 1-2%.

Por eso es tan difícil encontrarlos en nuestro país y, por eso, ningún gestor que quiera llevar el pan a su casa va a intentar convencerte de que tienes que apostar por ellos.

A día de hoy, hay pocas entidades que ofrezcan fondos índice, pero como bien reza el dicho: Yo no creo en las meigas, pero haberlas haylas.

De hecho, hay dos opciones para invertir en fondos índice en España: invertir por tu cuenta a través de broker o hacerlo mediante los roboadvisors.

Cómo invertir en fondos índice con roboadvisors

La primera opción son los roboadvisors, también conocidos como gestores automatizados de inversiones o asesores automatizados.

Uno de los puntos claves para invertir con éxito es aguantar la volatilidad del mercado

Son empresas fintech que se encargan de automatizar al máximo posible la inversión de inversores minoristas, utilizando en la mayoría de los casos fondos de inversión indexados de clase institucional, es decir, con las comisiones más bajas del mercado.

Hace poco tiempo que aterrizaron en España pero rápidamente se han convertido en una alternativa muy a tener en cuenta.

Su seguridad, transparencia y, sobre todo, bajos costes, son motivos muy a tener en cuenta para confiar en ellos.

A través de un sencillo test de entrada, los roboadvisors determinan el nivel de riesgo del usuario y recomiendan la cartera tipo que mejor se ajusta a su perfil, utilizando para ello fondos de inversión de elevado prestigio internacional, muchos de los cuales estarían fuera del alcance de cualquier pequeño inversor si operase por su cuenta y riesgo.

A partir de ese momento, solo tienes que preocuparte de ver crecer tu capital. Nada más sencillo.

→ En este enlace puedes encontrar toda la información sobre los principales roboadvisors que en la actualidad operan en nuestro país.   

Cómo invertir por tu cuenta a través de un bróker

La otra opción para invertir con fondos índice es hacerlo a través de los broker que ofrecen este tipo de productos.

La diferencia con los roboadvisors es que somos nosotros, como inversores, quienes debemos elegir los fondos de inversión que mejor se ajusten a nuestro perfil de entre la oferta existente y quienes debemos llevar a cabo el resto de ajustes sobre nuestra cartera como, por ejemplo, los rebalanceos periódicos.

Una posible forma de invertir es a través de un banco o broker bursátil

Por contra, esta alternativa suele ser más barata que la de los roboadvisors, pues tenemos que hacerlo todo nosotros de forma manual, y esto abarata un poco más los costes.

Hasta hace poco tiempo, las condiciones para invertir en fondos índice estaban lejos de lo que podía permitirse cualquier inversor minoritario, pero con la generalización de la gestión pasiva, especialmente al otro lado del Atlántico, la oferta de estos productos es cada vez mayor, y cabe esperar que se amplíen las posibilidades en un futuro cercano.

→ En España hay varios bróker que ofrecen fondos indexados. En este post puedes ver sus características y comprobar sus diferencias.

Recomendaciones finales antes de invertir

Lo anterior es solo una pequeña introducción de todo lo que debes tener en cuenta antes de empezar a invertir, especialmente si es la primera vez que lo haces.

Pero hay algunas recomendaciones adicionales que no queríamos pasar por alto.

➡️ El mercado son continuas subidas y bajadas

Hay que ser conscientes de que la inversión es un camino a largo plazo en el que no todo es color de rosas.

A lo largo de todo este proceso, el mercado va a subir, pero también va a bajar, y lo más probable es que en momentos puntuales tengamos que asumir grandes pérdidas en nuestra cartera.

Es normal que en el mercado haya subidas y bajadas contínuas

Ante estas circunstancias, lo importante es no perder la paciencia y no dejarse llevar ni por las masas ni por nuestras emociones.

De hecho, si tienes un corazón de hierro, una caída brusca del mercado es el momento idóneo para comprar, y no para vender.

Recuerda que hemos vivido uno de los siglos más convulsos de la historia y, aun así, el balance del mercado ha sido positivo.

Y no hay razones para pensar que será diferente en el futuro. Lo importante es pensar en el largo plazo y ver las caídas como una oportunidad para invertir más dinero.

➡️ Lo más importante son las comisiones

Lo hemos repetido varias veces, pero quizá no sean suficientes.

Si queremos conseguir una buena rentabilidad neta, es fundamental elegir productos con los menores costes posibles.

No somos conscientes de la cantidad de patrimonio perdido por culpa de las comisiones.

Y es que, al restarse directamente del valor liquidativo del fondo, no percibimos cuánto erosiona nuestro capital.

De hecho, la diferencia entre un fondo de inversión con un 2% de TER con respecto a otro que tenga un 0,50% pueden ser, fácilmente, un 25% menos de rentabilidad acumulada. Ahí es nada.

➡️ Hay que informarse bien antes de invertir

Seguro que no confiarías en ti mismo para medicarte, o en otra persona sin conocimientos de fontanería para que te arreglase el grifo de tu casa, ¿verdad?

Imagen representativa de un asesor financiero de inversiones

Entonces, ¿por qué sí lo haces con algo tan importante como es tu dinero?

Lo importante en estos casos es buscar todas las fuentes de información posibles, preguntar a expertos y contratar ayuda profesional, llámese asesor financiero o gestor automatizado, si es necesario.

De lo contrario, estamos exponiéndonos a un riesgo que podría ser fatal para nuestras finanzas.


Desde Hola inversión esperamos que esta guía de inversión te sirva como base para empezar esta larga carrera, que debería acompañarte buena parte de tu vida.

Fuentes:
Banco de España
Inverco
SPIVA

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
Cargando…
Aurelio Jiménez

Aurelio Jiménez

Aurelio es un fanático del ahorro y de la libertad financiera. Trabaja como blogger multidisciplinar, aunque es especialista en temas económicos. Puedes leerle en El Blog Salmón y también en blogs corporativos como los de Vivus o BBVA. En el mundo offline imparte clases de economía y finanzas en un conocido centro privado.

Deja un comentario

 

Información básica sobre protección de datos
 Responsable:Roig Collell,Guillem(Hola inversión); Finalidad: Moderar y responder comentarios de usuarios; Legitimación: Consentimiento del interesado; Destinatarios: No se cederán a terceros salvo obligación legal; Derechos: Puedes ejercitar en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición y demás derechos legalmente establecidos a través del siguiente e-mail:[email protected]Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos desde aquí.