👉🏻 Encuentra el roboadvisor perfecto en tan solo 2 minutos ✅ ACCEDER AL TEST

Inversión Socialmente Responsable: ¿Qué es y por qué te interesa?

Si al hablar de mercados financieros, Dow Jones o fondos de inversión se te viene a la cabeza un magnate de película encendiendo su puro con un billete, no eres el único.

Por desconocimiento, mucha gente asocia el mundo de las inversiones con opulentos y mezquinos lobos de Wall Street cuando, ni de lejos, es así.

Ya no es que se trate de un mundo mucho más accesible de lo que se piensa, sino que, además de poner a tu dinero a trabajar para ti y tu futuro, puedes ponerlo a trabajar para una buena causa. ¿Has oído hablar de la inversión socialmente responsable (ISR)?

Pues presta atención porque tu cartera de inversiones no solo te puede devolver beneficios, sino también un karma positivo.

 

¿Qué es la inversión socialmente responsable (ISR)?

Una inversión socialmente responsable es la que además del posible rendimiento económico, tiene en cuenta el impacto medioambiental, social o cualquier otro aspecto ético del vehículo inversor. Digamos que en una ISR hay más objetivos que el vil metal.

Además de rentabilidad, riesgo y disponibilidad, la responsabilidad social observa otros tres factores:

  • Impacto medioambiental: Uso de energías renovables y minimización del impacto sin perder competitividad.
  • Impacto positivo en la sociedad: Condiciones laborales beneficiosas para los empleados y legado positivo para todas las personas con alguna relación con la compañía, directa o indirecta.
  • Gestión de la empresa: Transparencia, integridad y buenas prácticas.

No solo existe una definición de inversión socialmente responsable. Aunque la idea de fondo sea la misma, te encontrarás este tipo de inversiones bajo otros nombres, como inversión sostenible, responsable, ética o socially responsible investing (SRI) para los angloparlantes. Su esencia no varía: rentabilizar tu dinero a la vez que haces una aportación positiva al mundo. Esa es la base de una inversión consciente.

¿Qué es la inversión socialmente responsable?

¿Por qué está creciendo?

Algunas voces defienden que, como especie, nos hemos desconectado del mundo en el que vivimos y del resto de especies con las que lo compartimos.

¿No crees que es necesario darle la vuelta a esa tendencia?

La ISR no es más que un reflejo de un movimiento palpable casi en cualquier ámbito; lo verde, eco, bio o como quieras llamarlo, está de moda. Y créenos: no es una moda pasajera.

Durante décadas todas las empresas han vivido de espaldas al impacto de su actividad sobre el entorno. El cambio parece coincidir en el tiempo con la irrupción de la generación millennial, que están dejando de ser esos jóvenes irreverentes para convertirse en el segmento consumidor más importante y empezar a ocupar puestos de responsabilidad en las empresas. Los millennials están cogiendo el mando de la nave de la economía, y no quieren que esa nave vaya echando humo negro.

¿Pesará en el futuro la ética ante cada decisión de inversión? ¿Tendrán más posibilidades de captar financiación e inversores las empresas de este estilo?

Solo el tiempo dirá si el concepto de inversión responsable pasará a ser redundante pero estamos viendo movimientos claros. Y como muestra, un botón: en España, por ley, el 10% de las inversiones de los fondos de pensiones públicas deben ir a ISR.

 

Ejemplos de empresas socialmente responsables

A muchas empresas, con estructuras y sistemas de producción anticuados, les resultaría casi imposible convertirse de la noche a la mañana en empresas socialmente responsables.

Ser verde se ha convertido en un argumento comercial muy potente para las empresas. Y de ahí que haya surgido el concepto de greenwashing, que consiste en ejecutar acciones de RSC para mostrar una cara green de la empresa, cuando en realidad de responsable y sostenible no tienen ni la primera letra.

Al mismo tiempo, hay otras muchas empresas que han nacido con la responsabilidad social en sus actas de constitución y no entienden su actividad si esta perjudica al planeta o a sus trabajadores. Esa mentalidad está en su core. El resto de empresas, que son la mayoría, se adaptan en mayor o menor medida en función de su capacidad económica. Vamos a ver algunos ejemplos muy variados:

Lego

En 2018, la marca danesa ha sacado al mercado los primeros juguetes fabricados con bioplástico. En un ambicioso plan de responsabilidad social aspiran a que en 2025 todos sus muñecos y todo el packaging esté fabricado exclusivamente de plantas.

¿Será posible? Están invirtiendo fuerte en innovación para encontrar el material perfecto que sustituya al plástico y, de momento, parece que han encontrado la clave en la caña de azúcar.

Sin duda Lego es un ejemplo de empresa socialmente responsable.

Siemens

Junto a la “excelencia y la innovación”, presentan al “desarrollo sostenible” como el actor principal en su estrategia a largo plazo. Su plan para la completa descarbonización de la compañía recibe una fuerte inversión cada año y han sido pioneros en la fabricación de un motor eléctrico para aviones.

Google

Al igual que otro de los big players, Apple, el 100% de la energía que consume Google proviene de fuentes renovables. Era uno de sus principales propósitos de sostenibilidad y lo lograron en 2017.

Además, favorecen el desplazamiento de sus empleados en medios que no contaminan y apoyan y financian actividades solidarias. Es verdad que es fácil tener responsabilidad social cuando tienes los ingresos de Google, pero también podrían no hacerlo, ¿no crees?

Si quieres investigar más a fondo te dejamos un gráfico con las empresas americanas que más cantidad de energía renovable usan. Es una señal de consciencia corporativa de la que partir.

Ejemplo de las empresas en USA que son Socialmente Responsables mediante energía renovable

Si tienes una empresa pero estos ejemplos están demasiado lejos, hay otras alternativas para reducir el impacto de tu actividad y captar la atención de inversores con sensibilidad en el tema. Compensar la huella de carbono plantando árboles o apoyar iniciativas locales son una gran manera de dar el cambio.

 

¿Cómo invertir de forma socialmente responsable?

Si tienes uno ahorros que quieres invertir pero la inquietud por ver un mundo mejor te limita para decidir, aquí tienes algunas pautas para invertir con cabeza y con corazón. Estos son algunos ejemplos de inversiones socialmente responsables:

Acciones

Salvo que te encuentres un artículo como este donde te hablen de lo que están haciendo las empresas por sanear su parte social o conozcas algún caso personalmente, te va a tocar elegir las empresas una a una. Por ejemplo, empezando por las que componen el IBEX 35. Tendrías que analizar sus políticas, lo que hacen y lo que dicen que hacen (que no siempre es lo mismo) y un largo etcétera de cuestiones.

Piensa que esta tarea de investigación es laboriosa y te llevará mucho tiempo. Añade al problema que vas a necesitar unos conocimientos de inversión bastante elevados para decidir si es o no una buena apuesta. No pierdas de vista que eres un inversor, no una ONG.

 

Fondos de inversión

La oferta de fondos de inversión socialmente responsables es todavía muy escasa. Haberlos, haylos, pero la mayoría son de gestión activa y con unas comisiones más altas de lo habitual. Desde luego, no son la puerta de entrada ideal en el mundo de la inversión sostenible.

Algunos bancos, como BBVA o Santander, ya ofrecen a sus clientes la posibilidad de ejecutar inversiones responsables. ¿Pero es un banco la mejor forma de acceder al mercado financiero? Tenemos dudas.

 

ETFs (fondos indexados)

Los Exchange-Traded Funds o fondos cotizados son una alternativa de inversión a medias entre acciones y fondos de inversión. En el caso de la inversión ética son los que más variantes ofrecen y cada vez hay más oferta de ETFs que replican índices específicos de ISR. Algunos de estos índices son:

  • Dow Jones Sustainability Index (DJSI): Las empresas que quieran participar en este índice, además de cotizar en bolsa tienen que cumplir una serie de condiciones respecto a los tres factores ya comentados de responsabilidad social: medioambiente, social y corporativo. Cada año se publica un informe donde suelen haber sorpresas en cuanto a entradas y salidas. Este año la salida más sonada ha sido Bayer (no sabemos si el tema Monsanto ha influido…).
  • FTSE4Good IBEX: Si pensabas que la inversión socialmente responsable en España era un mito aquí está este índice que tiene en cuenta las políticas de RSC de empresas del IBEX para desmontarlo. Échale un ojo porque encontrarás opciones interesantes.
  • MSCI World ESG: De la mano de MSCI nace este índice que incluye a empresas concienciadas con lo que los americanos llaman ESG (environmental, social and governance).

 

Robo Advisors

En una época donde todo lo que huela a automatización nos gusta, el mundo de las inversiones no ha sido ajeno. Los robo advisors son asesores automatizados que se adaptan al perfil del inversor, analizan su aprensión al riesgo y ofrecen una cartera adaptada. La tecnología al servicio del inversor, sin intervención humana.

La ISR está cada vez más presente y estamos empezando a encontrar robo advisors que, entre esos factores personales que valoran, manejan criterios de responsabilidad social. Por ejemplo, inBestme acaba de lanzar carteras de inversión que replican, a través de ETFs, índices bursátiles como los siguientes:

  • Boomberg Barclays MSCI Euro Corporate 0-3 Sustainable SRI.
  • MSCI EMU SRI 5% Issuer Capped Total Return Net.
  • MSCI USA SRI 5% Issuer Capped Index.
  • MSCI Japan SRI 100% Hedged to EUR Index.
  • MSCI Emerging Markets (EM) SRI Index.
  • MSCI World SRI 5% Issuer Capped Index.

 

Conclusiones

Más allá de debates sobre si es mejor una gestión activa o una gestión pasiva de la cartera, la tendencia hacia un mundo inversor que valora otros aspectos éticos ajenos a la rentabilidad es una buena noticia.

De algún modo ayudará a naturalizar las inversiones y dará acceso a muchas personas que no se habían planteado la posibilidad de invertir con un punto de vista ético. ¿Terminaremos viendo inversiones en ONG´s? No lo sabemos, pero estaremos aquí para contártelo.


También te puede interesar:


Fuentes externas:

DSI Review
MSCI ESG
FTSE4Good IBEX
Siemens: A Roadmap to Decarbonization
Propósitos de sostenibilidad de Google
Packaging Lego 2025
Bosquia: Planta un árbol

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
Cargando…
Aurelio J., redactor externo de Hola inversión

Aurelio es un fanático del ahorro y de la libertad financiera. Trabaja como blogger multidisciplinar, aunque es especialista en temas económicos. Puedes leerle en El Blog Salmón y también en blogs corporativos como los de Vivus o BBVA. En el mundo offline imparte clases de economía y finanzas en un conocido centro privado.

↓ Ayúdanos a compartir este contenido

Deja un comentario