OPV o IPO: ¿Qué es, para qué sirve y cómo funciona?

Escrito por:

Las OPV o IPO son las salidas a Bolsa de las empresas. Son momentos de gran falta de información en el mercado y, por lo tanto, presentan grandes oportunidades. 

Si quieres saberlo todo al respecto, presta atención, porque hoy hablamos de qué es una OPV o IPO.

📌 ¿Qué es una OPV o IPO?

OPV son las iniciales de Oferta Pública de Venta, y es como se llama a la operación que llevan a cabo las empresas para salir a bolsa. 

Es exactamente lo mismo que IPO. Simplemente, IPO son las siglas de Initial Public Offering, que es el término inglés para este concepto.

Este es el proceso, por tanto, en el que las empresas ponen a disposición de cualquiera la compra de sus acciones

Por supuesto, para poder hacerlo, las empresas deben cumplir con los requisitos establecidos por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (o el organismo análogo del país en el que quieran cotizar).

💰 ¿Para qué salen a Bolsa las empresas?

La siguiente pregunta, lógicamente, es por qué una empresa puede querer salir a Bolsa. Y aquí hay que explicar algo antes, porque, a menudo, no se entiende bien qué es la Bolsa.

La Bolsa es un mercado en el que se compran y se venden acciones, que son pedazos de empresas. Pero no son las empresas las que compran y venden sus propias acciones, sino que son particulares.

Es por ello que, cuando una empresa que lleva tiempo cotizando ve aumentar el valor de sus acciones, la empresa no está ganando dinero. La empresa NO gana dinero con la compra-venta de sus acciones, que es algo que se lleva a cabo entre particulares.

Sólo hay dos formas de que una empresa gane dinero en Bolsa directamente con sus acciones: las OPV y las ampliaciones de capital (puede haber otras pequeñas cositas, pero estas son las dos fórmulas básicas con que una empresa gana dinero en Bolsa).

Aclarado lo anterior: ¿por qué una empresa quiere salir a Bolsa?

Pues muy sencillo: para conseguir capital. 

Una empresa puede obtener capital de muchas formas: con inversionistas privados, a través de préstamos, con sus propios fondos o, en el caso que nos ocupa, saliendo a Bolsa.

Cuando sale a Bolsa, hay una primera venta de acciones donde se venden acciones pertenencientes a la empresa, así que es ella quien recibe el dinero de quienes compran las acciones. 

Esos compradores, después, podrán venderlas en el mercado secundario, y ahí la empresa no verá ni un euro. Pero, en la primera venta, sí.

De esta forma, la empresa puede obtener dinero vendiendo parte del total de las acciones y utilizar ese dinero para hacer crecer más la empresa, aumentando su valor.

Por qué salen a Bolsa las empresas

No obstante, puede haber otras razones por las que salir a Bolsa

No suelen ser tan importantes (lo que lleva a la mayoría de empresas a salir a Bolsa es la obtención de capital), pero no está de más mencionarlas:

  • Notoriedad. En primer lugar, algunas empresas salen a Bolsa para que la imagen de la marca crezca y gane prestigio.
  • Profesionalización. Otras lo hacen para profesionalizarse, porque sólo “las mejores” empresas pueden salir a Bolsa.
  • Liquidez. En otros casos, especialmente cuando hay varios accionistas, la empresa puede querer salir a Bolsa para que sea más fácil encontrar compradores a quienes los accionistas puedan venderles sus acciones con facilidad.
  • Valoración. Otra razón es la de dejar que el mercado determine el precio de la compañía, algo que, sin salir a cotizar a Bolsa, es difícil de hacer.
  • Estabilización. También hay empresas que salen a Bolsa para fragmentar mucho más el accionariado y evitar las luchas de poder dentro de la empresa.
  • Incentivos. Por último, también hay empresas que salen a Bolsa para poder dar incentivos a sus empleados y directivos con la posibilidad de repartir acciones y con planes semejantes.

Como ves, hay varias razones por las que una empresa puede querer salir a Bolsa. Aunque, generalmente, las que lo hacen es con el objetivo principal de obtener capital.

🔍 ¿Qué tipos de OPV hay?

Existen tres grandes tipos de OPV, que son las siguientes:

  • OPV (Oferta Pública de Venta). Es la forma más básica de salida a Bolsa. Uno o varios de los accionistas de la empresa deciden poner en venta sus acciones, de tal modo que el capital social de la empresa no cambia, pero sí cambia de manos. Las principales razones para salir a Bolsa mediante una OPV son las siguientes:
    • Necesitar cumplir el requisito de “distribución suficiente”, según el cual el 25% de las acciones de la empresa deben estar a disposición del público para su compra-venta.
    • Que uno de los accionistas (generalmente, grandes) quiera desprenderse de parte de sus acciones.
    • Que la empresa quiera vender las acciones que tiene en su autocartera (en este caso, la OPV la hace la propia empresa, no los accionistas).
  • OPS (Oferta Pública de Suscripción). En este caso la empresa emite nuevas acciones y las pone a disposición del público. Por lo tanto, opera como una ampliación de capital. Este es el tipo de salida a Bolsa que se utiliza para captar capital, por motivos obvios, y es una de las mejores opciones para el inversor de apostar por empresas con futuro.
  • Listing. El listing es, básicamente, poner a cotizar una empresa. Es decir, poner a cotizar las acciones, pero sin un proceso de venta o suscripción. Esto se puede hacer en aquellos casos en que el accionariado de la empresa ya está suficientemente fragmentado. Digamos que es un procedimiento para pasar del private equity al mercado público.

👉 Conceptos clave relativos a las OPV

Vamos ahora a ver algunos conceptos clave que conviene conocer si vamos a acudir a alguna salida a Bolsa de alguna empresa:

1️⃣ Tramos de la oferta

Los tramos de la oferta son los diferentes paquetes de acciones que se van a vender en función de a quién se le vayan a vender (o sea, a quién estén dirigidos).

Los grupos a los que se les van a vender acciones son tres: Los minoristas, que son inversores como tú o como yo; los institucionales, que son los fondos de inversión y semejantes; y los empleados (es normal que un porcentaje de las acciones que salen a venta se reserven para que los empleados puedan comprarlas de forma preferente).

2️⃣ Precio máximo minorista

El concepto de precio máximo minorista hace referencia al precio máximo que un inversor minorista tendrá que pagar por cada una de las acciones que le sean adjudicadas. 

3️⃣ Precio minorista

El precio minorista es el precio al que las acciones empezarán a venderse, y será el menor de cualquiera de los dos siguientes: el precio máximo minorista o el precio que se haya fijado para el tramo de inversores cualificados. 

4️⃣ Mandato

Cuando se produce una OPV tú, como inversor, tienes que declarar que quieres ir a ella para obtener acciones. Esta declaración es lo que se conoce como mandato. Este mandato tiene carácter revocable, por lo que, si te echas para atrás después de decir que quieres ir, puedes quedarte fuera. Se produce cuando aún no se conoce el precio máximo minorista.

5️⃣ Solicitud

Es la segunda parte del mandato, digamos. Una vez ya has presentado el mandato, se anuncia cuál será el precio máximo minorista, y, en ese caso, tú puedes decidir si vas o no vas a la OPV. 

En caso de que no lo hagas, retiras tu mandato. En caso de que sí lo hagas, haces lo que se llama “la solicitud”, que es irrevocable. Es decir, si la haces, tendrás que comprar acciones.

6️⃣ Período de revocación

El periodo de revocación es el periodo en el que los inversores que han presentado mandatos están a tiempo de decir que prefieren no participar en la OPV.

7️⃣ Prorrateo

El prorrateo es el método que se utiliza para repartir las acciones en el tramo minorista en aquellos casos en que la demanda excede al volumen que se ha asignado al tramo de los minoristas. 

Se hace con el objetivo de que todos puedan recibir acciones.

¿Quién puede comprar en una IPO?

Cualquiera que lo desee puede participar en una IPO. Otra cosa muy distinta es que te interese hacerlo. Y es que, en general, las salidas a Bolsa no son un buen lugar para obtener buenas rentabilidades a largo plazo.

De hecho, lo normal es que, después de que una empresa salga a cotizar, sus acciones pierdan valor en los años siguientes (aunque, más adelante, se recuperen).

Esto sucede por dos principales motivos.

El primero es que, en la mayoría de países y en la mayoría de formas de salir a Bolsa, los “insiders” (es decir, los directivos y otras personas con poder en la empresa e información privilegiada) tienen prohibido vender sus acciones.

Quién puede comprar en una OPV o IPO

Esto implica que, cuando se sale a Bolsa, las acciones, durante un corto período de tiempo, suban. Sin embargo, cuando los insiders pueden vender sus acciones, lo hacen, y eso conduce a que el precio se hunda bastante.

Si los insiders pudieran vender sus acciones desde el primer momento, probablemente no se produciría este encarecimiento “artificial” de las acciones (aunque eso acarrearía otros problemas).

En segundo lugar, y quizá más importante aún, es que las empresas que salen a cotizar acostumbran a ser empresas muy conocidas, de gran tamaño y sobre las que hay muchas expectativas desde el primer momento.

En consecuencia, las compras iniciales de acciones esperan que las empresas tengan unos beneficios espectaculares, por lo que se pagan muy caras. Y, después, lo normal es que la cosa se calme y se vea que esas expectativas eran exageradas, lo que hace que el precio baje.

Además, hay que tener en cuenta que las empresas buscan captar capital, así que intentan salir a Bolsa cuando el mercado está alcista, para que, con la euforia generalizada, puedan vender sus acciones más caras y captar una mayor cantidad de capital sin coste extra.

Por todo ello, al inversor minorista no le suele interesar acudir a las OPVs.

Además, piénsalo: ¿cuándo prefieres comprar algo? ¿Cuando a ti te interesa y tú mismo vas al vendedor, o cuando el vendedor viene a tu casa? 

Lo normal es que seas tú el que se interese por la compra de algo. Si es el vendedor el que viene a hacerte la oferta… Lo normal es sospechar.

Pues con las OPVs sucede más o menos lo mismo.

Como puedes ver, las OPVs o IPOs son muy importantes en el mundo de la Bolsa

Al fin y al cabo, todo el sentido de la Bolsa de Valores es poder proveer de capital a las empresas, y esta es una de las formas más básicas de hacerlo. 

¡Y existen en ellas muchas oportunidades! En este artículo te contamos dónde puedes invertir tu dinero. Más de una estrategia te sorprenderá.

✅ ¿Cómo empezar a invertir mis ahorros?

Esta es la pregunta del millón para muchos lectores de Hola inversión.

Por suerte, hoy en día existen opciones que son sencillas, automáticas y con condiciones muy atractivas.

Te recomendamos visitar nuestra comparativa de mejores roboadvisors en España para invertir de forma automática con bajas comisiones. También puedes echar un vistazo a nuestra selección de mejores planes de pensiones si te interesa ahorrar impuestos en tu declaración.

En estas páginas encontrarás las mejores opciones del mercado para invertir y hacer crecer tu patrimonio a largo plazo. Todo de forma fácil y con comisiones mínimas, algo clave para obtener una rentabilidad superior a futuro.

Aurelio Jiménez, Economista

Aurelio Jiménez es Economista, lleva más de una década como profesor de Economía, además de ser copywriter especializado en temas financieros. Ayuda a blogs y negocios online a escribir sus textos web para que aumenten sus ventas, conecten de manera duradera con sus clientes y tengan una marca personal bien definida y reconocible.

Deja un comentario

 

Responsable:Roig Collell,Guillem(Hola inversión); Finalidad: Moderar y responder comentarios de usuarios; Legitimación: Consentimiento del interesado; Destinatarios: No se cederán a terceros salvo obligación legal; Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional que puede consultar en la política de privacidad de la web holainversion.com Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos desde aquí.