La guía definitiva para aprender a controlar tus gastos

Hay muchas fórmulas para gestionar correctamente tus finanzas personales, pero todas se resumen en una: tus ingresos deben ser mayores que tus gastos

Teniendo en cuenta que aumentar los ingresos es difícil (y, en algunas circunstancias, imposible), para muchas personas no queda otra opción que reducir los gastos en la medida de lo posible. 

O, al menos, tenerlos bajo control, para así llegar holgados a fin de mes y conseguir ahorrar algo.

Se trata de una tarea complicada, sin duda. Hay algunos gastos básicos que difícilmente podrás evitar y otros gastos imprevistos que surgirán de vez en cuando, pero que pondrán en jaque tu presupuesto familiar.

➡️ Por eso, el primer paso es analizar y comprender cuáles son tus gastos. Sin esto, será complicado que puedas tener un presupuesto equilibrado y que consigas ahorrar. 

Analiza y comprende todos tus gastos

Antes de decidir cómo reducir tus gastos, es importante que averigües cuáles son imprescindibles y cuáles no. Es decir, cuáles tendrás que seguir pagando en los próximos años y aquellos de los que podrías prescindir.

Por ejemplo, sabemos que el pago de las deudas es algo prioritario. No podemos dejar de pagar la cuota de la hipoteca ni la letra del coche, si la tenemos. 

Estos gastos son imprescindibles, igual que el pago del alquiler, las facturas de los suministros, el abono de los impuestos o los gastos de manutención de nuestros hijos, entre muchos otros.

Una vez desglosados esos gastos obligatorios, podrás elaborar un listado de los gastos realizados en los últimos meses de los que sí podrías prescindir. Y aquí es donde podrás realmente ajustar tu presupuesto.

El ahorro y la inversión deberían ser siempre gastos imprescindibles 

Si aceptas un consejo, siempre deberías considerar tanto el ahorro como la inversión como dos gastos más. Suena paradójico, pero debería ser así.

En la mayoría de los casos, las familias ahorran un remanente de su renta una vez descontados todos los gastos del mes

Esto provoca que, a fin de mes, no ahorren nada e, incluso, tengan que recurrir a préstamos para cubrir todos sus gastos. Y, por supuesto, que no inviertan nada.

Es decir, la fórmula matemática que emplean es la tradicional: 

Ahorro = Ingresos – Gastos

Pero, ¿y si le diésemos la vuelta a la tortilla? 

¿Y si ajustásemos nuestro nivel de gastos a la capacidad de ahorro que queremos establecer mes a mes? Es decir, convertiríamos la ecuación en:

 Gastos = Ingresos – Ahorro

De este modo, podríamos constituir un fondo de emergencia para llegar desahogados a fin de mes, controlar nuestros gastos y, al mismo tiempo, disponer de fondos suficientes por si surgen imprevistos.

Y todo ello se puede hacer de forma sencilla y automática. Con tan solo una transferencia programada a principios de mes a otra cuenta de la que seamos titulares, ya estaremos ahorrando de forma inteligente, constante y casi sin esfuerzo.

Cómo controlar tus gastos: los métodos imprescindibles

Dicen que cada maestrillo tiene su librillo, y esto del control de gastos y del ahorro no iba a ser menos. 

A continuación, te presentamos algunos de los métodos más conocidos y reconocidos para equilibrar tus finanzas personales.

📌 El presupuesto familiar

El presupuesto familiar es un documento que refleja la totalidad de nuestros gastos e ingresos. 

Su utilidad y eficacia está fuera de toda duda, y es la herramienta ideal para controlar todos nuestros gastos.

De hecho, es importante elaborar un presupuesto que cuente con el mayor nivel de detalle posible

Cuanto mayor sea este, más fácilmente podremos poner el foco en aquellos gastos prescindibles para realizar ajustes de manera conveniente.

De un tiempo a esta parte, se han puesto de moda las aplicaciones desarrolladas específicamente para este fin, como Balio, Fintonic o Money Pro.

📚 El método Kabebo

El método Kabebo es la forma de control de gastos más utilizada y extendida en Japón. 

Consiste en un simple libro de cuentas que enfrenta los ingresos con los gastos, utilizando para ello el símil del malvado lobo que se come todos nuestros gastos y del cerdito que, a modo de hucha, hay que alimentar.

En realidad, se trata de un método de ahorro que rezuma sentido común

En un cuaderno, libreta o similar, se anotan cada uno de los gastos que una familia realiza en su día a día por categorías (gastos básicos, ocio, etc).

Y cuando decimos todo, queremos decir eso, TODO.

Esta es la verdadera razón de ser del método Kabebo y, al mismo tiempo, su mayor dificultad. Hay que ser constante, lo más exhaustivo posible y, sobre todo, sincero. De nada sirve llevar a cabo el método Kabebo si nos engañamos a nosotros mismos. 

Desde el momento en que tenemos controlados nuestros gastos, tendremos un presupuesto que nos indica cuánto dinero podemos gastar todos los meses

Esta información servirá como base para establecer un objetivo de ahorro tomando como referencia nuestros ingresos mensuales. Lógicamente, este objetivo tiene que ser asumible.

Una vez hayan transcurrido algunos meses, deberás hacer balance para conocer si has logrado tus objetivos o no y, sobre todo, rectificar si detectas errores en tus gastos.

Es un método que se va ajustando con el tiempo en base a nuestros saldos históricos y perspectivas futuras. 

Y, a tenor de la cantidad de gente que lo utiliza en el país nipón, realmente eficaz.

🧠 El método de ahorro de Harv Eker

En su libro Los Secretos de la Mente Millonaria, Harv Eker propone un método de control de gastos por porcentajes que da mucha importancia a la formación y a la solidaridad. 

Divide su presupuesto en hasta seis partidas:

  • Necesidades básicas: a las que cualquier familia podría destinar hasta el 50% de sus ingresos.
  • Ahorro: el autor propone que un 10% de los ingresos mensuales se destine a ahorrar.
  • Formación: es, posiblemente, la principal diferencia con otros métodos de ahorro convencionales. Harv Eker ve la formación como una inversión de futuro, casi como un gasto imprescindible. Por eso le otorga un 10% de los ingresos mensuales.
  • Inversiones: se trata de una rúbrica bien diferenciada de la partida del ahorro, a la que recomienda destinar otro 10% de los ingresos totales.
  • Donativos: además de la formación, este método establece que una buena parte del pastel se destine a proyectos solidarios. Por eso, recomienda reservar hasta el 10% para realizar donaciones a ONGs y otras entidades sin ánimo de lucro.
  • Ocio: por último, el método destina una pequeña cantidad a ocio. Si lo seguimos al pie de la letra, puede quedarnos algo corto, de modo que tenemos que ajustar al máximo posible dónde queremos gastarlo.

Evidentemente, este método no es para todo el mundo, sino únicamente para aquellas personas que den importancia a su formación y al altruismo por encima de su ocio personal.

✉️ El método de los sobres

Se trata de una técnica rudimentaria y bastante antigua (tiene más de 80 años), pero que todavía sigue estando vigente a día de hoy.

El método de los sobres consiste en distribuir todos nuestros ingresos en partidas de gasto, de la siguiente forma:

1️⃣ Dividir nuestro gasto por categorías (gastos básicos, ocio, impuestos, alimentación, seguros…). Podemos utilizar el presupuesto que ya hemos preparado anteriormente para ello.

2️⃣ Preparar unos “sobres” e introducir el dinero que corresponda en cada uno de ellos. Evidentemente, en la actualidad, no tiene tanto sentido hablar de sobres físicos como antes, sino de otras huchas o cuentas digitales donde ir depositando el dinero.

3️⃣ Reservar el dinero hasta que se produzca el pago. Si hemos reservado de más en alguna categoría, podremos redistribuir el dinero en otros sobres, llevando siempre un control para tener claro cuál es nuestro nivel de gasto.

Por ejemplo, imaginemos que tenemos un gasto anual del seguro del coche por valor de 600 € y un gasto medio mensual en el supermercado de otros 500 €. 

Si aplicamos el método, tendremos un sobre exclusivamente para el pago del supermercado y otro para el seguro del coche. Pasaremos 500 € mensuales al sobre del supermercado y 50 € para el seguro del coche, que es la parte prorrateada mensual para esta partida.

Cuando se acaba el dinero de estos sobres, se acaba el gasto de estas partidas. Sin más miramientos.

Algunas consideraciones finales

En definitiva, cualquiera de estos métodos es válido para tener bajo control nuestros gastos mensuales. 

Lo importante, en cualquier caso, es hacer un seguimiento y un control periódico de estas acciones

Por otra parte, si caemos en la desidia y en la pereza apuntando los gastos, o tenemos un mal día y gastamos de más, estamos perdidos. Ya no nos saldrán las cuentas.

Recuerda que el objetivo es tener controlados los gastos en todo momento, para así evitar gastar de forma superflua y, en consecuencia, ver crecer nuestros ahorros. 

Aurelio Jiménez

Aurelio Jiménez

Aurelio Jiménez es copywriter especializado en temas financieros. Ayuda a blogs y negocios online a escribir sus textos web para que aumenten sus ventas, conecten de manera duradera con sus clientes y tengan una marca personal bien definida y reconocible. Más información

Deja un comentario

 

Información básica sobre protección de datos
 Responsable:Roig Collell,Guillem(Hola inversión); Finalidad: Moderar y responder comentarios de usuarios; Legitimación: Consentimiento del interesado; Destinatarios: No se cederán a terceros salvo obligación legal; Derechos: Puedes ejercitar en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición y demás derechos legalmente establecidos a través del siguiente e-mail:[email protected]Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos desde aquí.